Category: Palabras proféticas semanales


 

Por Chuck D. Pierce

clip_image002

Amados santos guerreros:

En Corinth, TX, tuvimos tres astas de bandera en el frente del Centro. En el Centro había más de 200 personas reunidas a las 5:15 am cada mañana para orar por el siguiente mover de Dios. Comenzó un movimiento. Fuimos movidos a clamar por la “bandera del Cielo” para el Centro de Milagros donde estábamos orando. Como Israel está en crisis durante este tiempo, levantamos la bandera de Israel. Las últimas dos semanas tuve este pensamiento en medio de un tiempo de cambio de guerra: “Debe establecer los estándares apropiados que representan la guerra que está enfrentando”.  

 

Isaías 59:16-21 dice: Lo ha visto, y le ha asombrado ver que no hay nadie que intervenga. Por eso su propio brazo vendrá a salvarlos; su propia justicia los sostendrá. Se pondrá la justicia como coraza, y se cubrirá la cabeza con el casco de la salvación; se vestirá con ropas de venganza, y se envolverá en el manto de sus celos. Les pagará según sus obras; a las costas lejanas les dará su merecido: furor para sus adversarios, y retribución para sus enemigos”.

 

“Desde el occidente temerán el nombre del Señor, y desde el oriente respetarán su gloria. Porque vendrá como un torrente caudaloso, impulsado por el soplo del Señor. El Redentor vendrá a Sión; ¡vendrá a todos los de Jacob que se arrepientan de su rebeldía! afirma el Señor. En cuanto a mí, dice el Señor, éste es mi pacto con ellos: Mi Espíritu que está sobre ti, y mis palabras que he puesto en tus labios, no se apartarán más de ti, ni de tus hijos ni de sus descendientes, desde ahora y para siempre, dice el Señor.

 

Se está levantando una guerra en la tierra, porque este es un Reino de guerra

No puedo decir que escribir sea mi pasatiempo favorito. Sin embargo, puedo ver cuando el Señor quiere que me comunique con aquellos que están conectados y buscando avanzar en este ministerio. Escribí muchos libros a lo largo de los años. De hecho, más del 75% de los libros que escribí se relacionaron con entender la adoración corporativa y territorial, así como entender las guerras generacionales en el Reino de Dios.

El desarrollo del plan de batalla de Dios ha sido un manual de guerra profética para predecir las guerras del pueblo de Dios en el Reino. De hecho, ahora estoy trabajando en tres libros: “La Iglesia apostólica que se está levantando: El llamado para que se reúna la reserva triunfante”, “El llamado de los atalayas a ver y decretar” y “Un tiempo para guerrear: El próximo tiempo de confrontación por el pacto”. Este tercer libro nos ayudará a entender los conflictos que atravesaremos hasta el 2026. Pensando acerca de este libro y conforme al escenario que está sucediendo en Israel, me impulsó a escribirles.

 

Me estuvieron preguntando: ¿Por qué?

“¿Por qué escribe sobre la guerra en la cual el Cuerpo está a punto de entrar? ¿Por qué la guerra debe ser parte de nuestro proceso de pensamiento?”. Algunos aún me dijeron: “Mejor no saber sobre la guerra que está por venir. Quiero vivir en paz mientras me encuentre en la tierra”. Mi respuesta es usualmente la misma: “También quiero vivir en paz, pero en realidad existe el conflicto. Este conflicto se está acelerando y el Señor dice que debemos ser más astuto que nuestro enemigo. También dice que el Señor no hace nada sin advertirles primero a sus profetas. Por tanto, el desconocimiento no anula la realidad. La realidad está ligada a la verdadera adoración en espíritu y verdad. Prefiero vivir en la realidad de la presencia del Señor en lugar de vivir una negación”.

 

Por tanto, entender la realidad de la guerra que nos rodea es importante para determinar nuestro triunfo o experimentar nuestra derrota.   

 

clip_image004¡Ahora entramos en una nueva realidad de guerra!

Los cielos, así como la tierra, ahora están en una nueva dimensión de conflicto. Las naciones se encuentran en conflicto. Las generaciones se encuentran en conflicto. Israel, la tierra del pacto de Dios, está en conflicto. Nuestros amigos y familia viven allá. Sentimos el choque de esta guerra. No sólo esta guerra es personal, somos devotos a la tierra de Israel, el pueblo de Israel y el Dios de Israel.

 

La guerra puede exaltar las emociones. Por ejemplo, Amber Pierce, con sus dos niños pequeños, debió procesar dos cohetes explotando cerca del apartamento donde vive en Jerusalén la semana pasada. Nuestro hijo Daniel se quedó y estuvo ayudando a proveer para los que se encuentran en el sur de Israel, en el área de Beerseba. Muchas parejas que viven en esa tierra están procesando esta guerra.

 

Norma Sarvis lo dijo de esta manera: “Los límites de la guerra están cambiando. Tengo un amigo que siempre cuida las fronteras lejos de Jerusalén. Pero ahora la frontera de la guerra está cerca debido al uso de los cohetes que también están atacando Jerusalén”. Creo que todos los límites y las fronteras están cambiando en esta guerra. Los tiempos de guerra producen temor. La guerra obliga a nuestra voluntad a tomar decisiones. La guerra en Israel es sobre un nuevo Estado que trata de formarse y desarrollar su identidad para el futuro.

 

El 29 de Noviembre del 2012, la Asamblea acordó darle a Palestina el status de “Estado observador no miembro” en las Naciones Unidas. Desde ese tiempo, este Estado fue abierto y completamente opositor a la nación hebrea existente. El Estado tiene en mente un nuevo tipo de gobierno en la tierra que usará muchas formas creativas de armas para derrotar los límites ordenados por Dios. Francamente, esto significa que este Estado se retrata abiertamente como un enemigo del Dios que hizo pacto con Israel. Si se apoya la guerra a favor de este Estado en su formación y desarrollo, en realidad se estará guerreando contra el plan del pacto de Dios en la tierra. Esta guerra no es contra carne y sangre, sino contra principados y potestades.

 

Si usted es un creyente del pacto sometido al Señor Jesucristo y lleno del Espíritu Santo, esta guerra lo estará afectando en su vida diaria de alguna manera. Quizá está percibiendo algunas guerras en su vida personal o en su entorno. ¿Por qué tenemos que pelear si la obra de la cruz derrotó a todos los principados y potestades?

 

clip_image006¡Un Reino de fuerza para ser tomado por la fuerza!

Cuando nuestro Señor venció la muerte, el infierno y la tumba, quebró el dominio de satanás en la tierra. ¡Ascendió, nos entregó dones y luego nos llamó a arrebatar esta victoria! Ahora debemos tomarlo por la fuerza. Esto significa impulsado a la obediencia, obtener por la fuerza o por compulsión, imponer un curso de acción sobre una persona o una entidad, en este caso satanás (nuestro adversario). Jesús dijo: Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él (Mateo 11:12).

 

Desde los días de Juan hasta ahora…

Juan comenzó abriendo una nueva dimensión en la tierra del conflicto que manifestaría al Mesías. Jesús y sus discípulos tuvieron que tomar lo que Juan cumplió y usaron una nueva dimensión de poder para llevar el movimiento hacia un nuevo nivel. Jesús aunque estaba conectado con el bautismo de Juan, luego recibió un nuevo bautismo en el desierto. Los discípulos de Jesús luego bautizarían a sus seguidores en este nuevo bautismo.

 

En Mateo 11, este pasaje de la fuerza tiene un doble significado. La pregunta en este pasaje es: “¿Quién ganará esta batalla de fuerza acerca del Reino de Dios?”. El Señor explica que una forma de religión trataría de producir una fuerza para detener la próxima manifestación del Reino de los cielos en la tierra. Recíprocamente, los que representan el nuevo movimiento deberían usar el poder para impulsar el Reino contra el gobierno civil y religioso. La guerra del Reino debería ser: negación vs realidad, tropiezo vs firmeza, ley vs gracia, enseñanza vs revelación, religión light vs poder del Reino. ¡No existe lugar para la religión light en la guerra!

 

¡Debemos elegir entre la religión light y el poder del Reino!

¿Qué quiero decir con religión light? Son las personas que abrazaron una forma de religión moral que influencia sus vidas. Este tipo de personas aman la porción que recibieron que las ayuda a mantener con vida sus consciencias. Aprendieron leyes y principios. Operan por las leyes que conocen. Sin embargo, están abiertos a los nuevos mensajes y a las manifestaciones limitadas más allá de sus últimas experiencias. Abrazarán esto solo si impulsan su avance personal. Sin embargo, si una manifestación está más allá de su habilidad para comprender, tropiezan en su avance.

 

En el pasaje de Mateo 11:6, Jesús dice: Dichoso el que no tropieza por causa mía. (En otras palabras, ¿hay algo que le está impidiendo percibir o continuar impulsando el Reino de Dios a nivel personal?). Si cualquier problema amenaza su pensamiento actual, su consciencia religiosa o su forma de adoración confortable, entonces se retraen o tratarán de reforzar los límites presentes, en lugar de ensanchar su territorio para recibir la nueva manifestación de la presencia que Dios está desatando. Tropiezan, en lugar de abrazar y acompañar el cambio en su atmósfera. El Señor nos instruyó a no retraernos en tiempos de guerra.

 

La “religión light” abraza lo que permitirá la credibilidad del mundo, pero rechaza el nuevo poder que hace destacar a una persona de su entorno familiar, en sus relaciones, en sus familias y ante las normas. Hubo muchos que aceptaron el liderazgo de Juan, su mensaje y el bautismo de arrepentimiento que ofreció. Sin embargo, los mismos (incluyendo algunos de los seguidores de Juan) rechazaron ampliamente el nuevo odre y se establecieron a sí mismos como piedras de tropiezo para el movimiento de Yeshua.

 

Este sería un patrón que se repitió de generación en generación. Cada generación debería usar la fuerza del amor del Reino y el poder que viene de Cristo para impulsar su Reino. Este es el remanente que ahora se está levantando para guerrear y triunfar hoy. Para triunfar debemos recibir una nueva unción y poder.

 

¡La guerra del remanente del pacto!

Este grupo remanente siempre irá por el todo, con una misión y un corazón para ver la predicación de las Buenas Nuevas del Evangelio del Reino con demostraciones de poder. El manual de campo de este grupo será las Escrituras. Este grupo permitiría que el gobierno del Reino se forme dentro de ellos. Este es el movimiento que impulsará y avanzará plenamente su cultura.

 

En cada generación existe un grupo que debe escoger pelear por el pacto de Dios. Jueces 3:1-2 dice: Las siguientes naciones son las que el Señor dejó a salvo para poner a prueba a todos los israelitas que no habían participado en ninguna de las guerras de Canaán. Lo hizo solamente para que los descendientes de los israelitas, que no habían tenido experiencia en el campo de batalla, aprendieran a combatir.  

 

Una guerra de pacto siempre incluye abrazar la raíz del pacto y pelear por el fruto del pacto. En nuestro caso, esa raíz se encuentra en la tierra prometida a Abraham, el hebreo. Una tierra y un pueblo llamado Israel y guiado por Judá, siempre estaría incluido en la guerra por todos los que pertenecen a este pacto. Las mismas bendiciones de la raíz se pueden manifestar en el fruto de nuestra guerra hoy.

 

clip_image008No necesitamos estar en Israel para pelear por el plan del Reino de Dios, ni tenemos que encontrarnos en Israel para recibir las mismas bendiciones de Abraham. Sin embargo, debemos saber que estamos conectados con esta tierra y este pueblo.

 

Las bendiciones de Abraham incluyeron un territorio o límites, multiplicación, herencia generacional, riquezas y provisión, sumado a una esfera de autoridad y gobierno. Nuestras guerras están ligadas a las mismas bendiciones que el Señor le entregó a Abraham.

 

¡El tiempo y las leyes de la guerra!

Hay un tiempo para la guerra (Eclesiastés 3). También existen leyes para la guerra (Deuteronomio 20). Existe un compromiso y una elección para la guerra (Lucas 14). Existe una vestidura para la guerra. Existe una actitud que debemos asumir para la guerra (Efesios 6). Existe una guerra de larga data (Apocalipsis 12). ¡Existe un pueblo triunfante que debe escoger hoy implantar los principios del Reino en la tierra!

 

En Lucas 14:25-33, Jesús les dijo a sus discípulos: Grandes multitudes seguían a Jesús, y él se volvió y les dijo: Si alguno viene a mí y no sacrifica el amor a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun a su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla?”.

 

“Si echa los cimientos y no puede terminarla, todos los que la vean comenzarán a burlarse de él, y dirán: Este hombre ya no pudo terminar lo que comenzó a construir. O supongamos que un rey está a punto de ir a la guerra contra otro rey. ¿Acaso no se sienta primero a calcular si con diez mil hombres puede enfrentarse al que viene contra él con veinte mil? Si no puede, enviará una delegación mientras el otro está todavía lejos, para pedir condiciones de paz. De la misma manera, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo.

 

¡Cómo hacer una elección sabia en nuestra guerra!

Este pasaje nos da una lista de las preguntas que necesitamos responder ahora. Haga un inventario de su llamado a guerrear en este tiempo. Conozca sus fronteras.

 

Hágase las preguntas:

1. ¿Cuál es mi esfera de influencia o mis fronteras? ¿Esta guerra se desarrolla dentro de mis límites?

 

2. ¿Deseo pelear dentro de esos límites? ¿Debo ir a la guerra o quedarme quieto y esperar? El tiempo es clave. ¿Quiero pelear en estos límites? ¿Cuál es mi responsabilidad en la guerra?

 

3. ¿Cómo afecta esta guerra mi herencia o porción? ¿Deseo pelear por mi herencia presente o por una nueva porción?

 

4. ¿Qué responsabilidades podrían desordenar mis decisiones en mi guerra actual? ¿Hijos? ¿Trabajo? ¿Deudas? ¿Padres? ¿Ministerio?

 

5. ¿Estas responsabilidades usurpan la voz de Dios en mi vida?

 

6. ¿Cuáles son las emociones que me gobiernan? ¿Algún alineamiento emocional en mi vida me está impidiendo oír la voz de Dios? ¿Una esposa? ¿Hijos? ¿Amigos? ¿Colaboradores de trabajo? Etc. ¿Estoy gobernado por el temor? ¿Soy decidido o tengo una mentalidad dividida ante cada situación?

 

7. ¿Conozco mi lugar en el Reino? ¿Cómo estoy sirviendo? ¿Tengo comunión con el Cuerpo o camino independientemente?

 

8. ¿Estoy avanzando o tropezando? ¿Qué asuntos me hacen tropezar o me harían tropezar?

 

Para concluir, este es un tiempo de guerra. Estoy seguro que está experimentando alguna clase de conflicto en su vida. Los límites de nuestra guerra están cambiando. ¿Elegirá triunfar en su conflicto? ¿Elegirá al Señor en la batalla que lo rodea?

 

Dios está llamando a un pueblo triunfante. ¡Elijo creer que usted está en este grupo! ¡Que se levante la reserva triunfante!

 

Bendiciones,

 

Chuck D. Pierce

(www.elijahlist.com)

  

Por John Belt

 

clip_image002Un corazón de búsqueda

En este tiempo Dios quiere ayudar a las Iglesias que tienen un corazón que busque su rostro. Está haciendo grandes esfuerzos para ayudar a su pueblo. Se deben hacer los ajustes, renovaciones y cambios que Él desea en las congregaciones para que pueda enviar la ayuda a través de sus profetas que tienen ojos para ver y oídos para oír. A veces se necesita a alguien de fuera para tener una mejor perspectiva sobre lo que está ocurriendo en la congregación.

 

Apocalipsis 2:1-2 y 4: Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y se pasea en medio de los siete candelabros de oro: Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia. Sé que no puedes soportar a los malvados, y que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles pero no lo son; y has descubierto que son falsos… Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor”.  

clip_image004

Si analizamos las Iglesias citadas en el libro de Apocalipsis, vemos el asunto con el que debe tratar cada Iglesia. Amo la manera como Dios trata las cosas porque nunca comienza por enumerar lo que está mal, sino alentándolos con las cosas que están bien. Recién al final trata los asuntos graves que debían corregir las iglesias. También podemos ver esto en las cartas de Pablo. Comienza saludando, agradeciendo y alentándolos por la obra que están realizando en diversas áreas. Luego les habla la verdad cruda que necesitan oír y los ajustes que deben hacer para seguir en la senda estrecha que representa apropiadamente las Buenas Nuevas de Jesucristo.

 

Abrace la voz profética

Esto mismo ocurre en esta hora. Los líderes de las congregaciones locales deben abrirse con sabiduría y en oración para discernir las voces proféticas que tienen ojos para ver y oídos para oír en sus congregaciones. Todo lo que pueda ser sacudido, así lo será. En la medida que nos movemos en esta nueva hora de la Iglesia, aquellos que abracen los cinco ministerios de una manera amplia y absoluta, se regocijarán con el fruto de vivir por los estándares y la medida de Dios. Todos los oficios (apóstol, profeta, pastor, maestro y evangelista), manifiestan la plenitud del estándar de Dios en una congregación, para que la gente pueda crecer a la plenitud de la estatura de Cristo (vea Efesios 4:11-13).

 

clip_image006Dios ama a su Iglesia. En consecuencia, proveerá toda la ayuda necesaria desde afuera para sostener lo que debe seguir creciendo, en lugar de ser removido. La voz profética a tiempo traerá un desafío claro para los pastores, porque demasiadas veces van en contra de lo que son o cómo verían típicamente las cosas.

 

Así como Jesús viene de maneras que pueden ofender nuestra mente natural, debemos humillarnos para reconocer la forma que escoja para revelarse ante nosotros. Lo que debemos saber con seguridad es que siempre será para nuestro bien, para ayudarnos a crecer, para podarnos si es necesario, con la finalidad que podamos florecer en los campos de su presencia. Como dijo Pablo, la poda no es un tiempo agradable, pero luego determinará una abundancia del fruto de justicia en nuestras vidas. Un hombre sabio ama la corrección que se realiza a tiempo. Debemos aprender a amar esta poda, porque sabemos que nos ayudará dramáticamente.

 

Hebreos 12:11 dice: Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.  

 

Si usted es pastor, lo aliento a abrir su corazón para orar que Dios le entregue ojos para ver y oídos para oír lo que Él quiere mostrarle y decirle. ¿Qué ajustes debe realizar? Quizá le revelará las cosas directamente o vendrá hacia usted de una manera que no lo espera porque es contraria a sus costumbres. Dios sabe cómo sacudirnos y sacudir las cosas para que no pongamos nuestra confianza en nada fuera de Él.

 

Prosperando por medio de la impartición profética

En el libro de Esdras prosperaron por medio de las profecías de Hageo y Zacarías. Aquí vemos el poder de la voz profética en acción. El pueblo consideró a los profetas y prosperó edificando.

 

Esdras 6:14 dice: Así los dirigentes judíos pudieron continuar y terminar la obra de reconstrucción, conforme a la palabra de los profetas Hageo y Zacarías hijo de Idó. Terminaron, pues, la obra de reconstrucción, según el mandato del Dios de Israel y por decreto de Ciro, Darío y Artajerjes, reyes de Persia.

 

clip_image008Las congregaciones locales representan al pueblo, las piedras vivas, que Dios está edificando como una habitación para su presencia. Dios está buscando congregaciones locales que se comprometan con la preparación profética necesaria para ser santuarios de su presencia.

 

El Espíritu Santo no puede ser un asunto secundario porque es el centro de la vida de la Iglesia, por medio del cual Dios se manifiesta en la tierra. Él es Cristo en nosotros, la esperanza de gloria. En la medida que le demos la bienvenida en nuestros corazones y congregaciones, recibiremos la naturaleza de Dios en su santidad en medio nuestro, porque Él es el Espíritu Santo. El test que demuestra si recibimos al Espíritu Santo es si rechazamos lo que no le agrada a Dios porque es profano y perverso. Jesús lo hizo. El temor del Señor es el odio al mal y al pecado (vea Proverbios 8:13). Dios quiere un pueblo puro y comprometido con su corazón en pureza. No podemos establecer nada menos que lo mejor que Dios tiene para nosotros.

 

Debemos darle la bienvenida al Espíritu Santo, pedirle al Señor su gracia, su sabiduría, su discernimiento y su revelación profética en nuestra vida y en nuestra congregación. Sea honesto y vea lo que Dios ve desde afuera que usted no puede ver desde adentro. En la medida que rendimos nuestros corazones ante su presencia, Él es fiel para guiarnos en sus caminos, ayudarnos en nuestro viaje y edificar su Cuerpo para su gloria.

 

¡Su amor nunca falla!

 

John y Brandi Belt

(www.elijahlist.com)

 

Por Doug Addison

 

clip_image002¿Por qué cuando Dios habla, a menudo ocurre lo opuesto en nuestra vida? ¿Alguna vez recibió una palabra profética o un sueño que lo alentaba de parte de Dios, pero repentinamente su vida descendió en picada? Esto no pretende desalentarlo. Algunas buenas personas abandonan sus promesas proféticas, pensando que las perdieron. En realidad, Dios les entregó revelación profética para alentarlos en los tiempos difíciles.

 

Un mundo opuesto

Encontrará que esto ocurre a lo largo de la Biblia. Samuel ungió a David como rey, pero David fue perseguido por Saúl durante años y casi muere antes de ver el cumplimiento de la palabra profética que le entregó Samuel acerca de su reinado. Moisés recibió una palabra profética de Dios para liberar a su pueblo, pero le llevó años encontrarse ante las circunstancias correctas para desarrollarla. Todo parecía opuesto para clip_image004Moisés.

 

Aún Jesús recibió el Espíritu Santo en su bautismo, pero luego fue llevado al desierto donde todo parecía lo opuesto. El apóstol Pablo, quien tuvo un encuentro poderoso con Jesús en el camino a Damasco, fue radicalmente transformado y recibió su palabra profética. Pero necesitó cerca de 10 años escapando mientras las cosas parecían lo opuesto.

 

No abandone

Quiero alentarlo: Sostenga las promesas proféticas que Dios le habló. Si el enemigo está trabajando tiempo extra en su vida, entonces hay una gran posibilidad que usted tenga un verdadero llamado supremo de Dios. ¿Por qué si no las fuerzas negativas tratarían de detenerlo? Sin embargo, se necesita madurez para comprender los tiempos de Dios. Encontré que necesitamos trabajar paso a paso con Dios para cumplir su llamado en nuestra vida.

 

Pasos para la apertura

Si tiene una palabra profética que aún no se cumplió, comience haciendo lo siguiente:

• Cuánto más difícil pueda parecer, siga empujando hacia adelante.  

• Ore a través de la profecía, pidiéndole a Dios que le muestre lo que el enemigo no quiere que vea.

 
• Luego, haga algo simple a favor de la profecía. Investigue, lea un libro, vaya a una conferencia, compártala con un amigo que lo aliente o establezca un acuerdo de oración con alguien más.

 

Es importante mantener con vida las promesas de Dios en su espíritu. Lo último que necesita es sentirse desalentado, poniéndose de acuerdo con satanás sobre su vida.

 

clip_image006El tiempo de Dios

Es realmente importante conocer el tiempo de Dios. Querrá preguntarse algunas cosas a sí mismo para comprender el tiempo que está viviendo. Dios nos llevará a través de tiempos de crecimiento y estrechez para desarrollar nuestra fe, para llevarnos hacia la madurez. ¿Se encuentra en un tiempo de aprendizaje y entrenamiento? ¿Se encuentra en un tiempo de prueba? ¿El enemigo cargó en su contra para que tenga que cerrar las puertas a las cosas negativas o es Dios tratando de fortalecerlo para vencer en sus batallas? Pude darme cuenta que la mayoría de nosotros carecemos de “percepción profética profunda”, la habilidad para comprender qué es para el presente y qué para más adelante.

 

Oración para desatar la apertura

Un remedio sencillo es comenzar a orar: “Dios, muéstrame qué es para el día de hoy y qué para más adelante”. Pude darme cuenta que cuando oraba de esta manera, recibía sabiduría y revelación sobre las próximas semanas (recuerde que estamos aprendiendo sobre el tiempo de Dios, entonces es válido esperar unas pocas semanas). Prepárese para que Dios revitalice su esperanza en la palabra profética y abra las cosas en su vida.

 

Bendiciones,

 

Doug Addison

(www.elijahlist.com)

 

 

Por Jason Hooper

clip_image002

“¿Podemos? ¡Claro que pueden!”

En nuestro último artículo compartimos cómo se abrió una ventana de favor divino en el mes de Mayo. A través de esta ventana, el Señor les garantizaba el permiso para alcanzar justicia y apertura a todos aquellos que persistieron en conocer su corazón, confiando que respondería a su deseo por Él a través de una lluvia (vez Oseas 6:3).

 

Mientras creemos que este es un mes donde se nos garantizó el permiso para avanzar, el Señor nos hizo notar que este “permiso, aceleración y promoción” no está garantizada para los que se preguntan “¿Puedo?”. Está garantizado para aquellos que se preguntan “¿Podemos?”. Por supuesto que esto habla de una consciencia del Cuerpo de Cristo y el deseo que toda la familia de Dios sea capaz de avanzar como “uno” en esta grandeza de días.

 

En Santiago 4 descubrimos una razón significativa por la cual muchas oraciones bien intencionadas que hicimos en el pasado sobre las promesas proféticas, quedaron sin respuesta hasta ahora. A menudo, cuando primero recibimos las promesas y sembramos las semillas de destino, el primer enemigo que debemos vencer no es una oposición externa, sino la ambición interior que debemos sepultar.

 

“¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones” (Santiago 4:1-3).

clip_image004

El Señor estuvo trabajando profundamente en los corazones de aquellos que desean verlo verdaderamente recibiendo toda la gloria y el honor que viene en estos tiempos de imprevistos. Para muchos, esta obra refinadora del Espíritu Santo fue hacia un nuevo nivel alrededor de la primera parte de la primavera de este año y ahora están cargando un fruto tangible en una forma donde todas las oraciones prevalecen.

 

En la mañana del 4 de Marzo del 2014, el Señor me despertó diciéndome: “Si me entregas algo pequeño y algo nuevo, podré hacer algo grande en ti”. Esta invitación señalaba la realidad que antes que Dios pueda hacer algo grande por nosotros o aún a través de nosotros. Desea hacer algo abundante que sobrepasa extremadamente cualquier cosa que podamos pedir o pensar, conforme al poder que opera en nosotros (vea Efesios 3:14-20).

 

La verdad es que Dios nos ama demasiado para hacer algo grande por nosotros o a través de nosotros, para que podamos llevar de una manera apropiada la plenitud de lo que desea hacer por nosotros y a través de nosotros en este tiempo. En los días por venir se nos garantizó a muchos una nueva revelación y apreciación del amor y la persona de Cristo Jesús. Esto nos posicionará plenamente para participar en lo que el Señor estará derramando en los días por venir.

 

Las lluvias de Abril traerán las flores de Mayo

Jesús reprendió a los Fariseos y Saduceos de sus días porque eran capaces de pronosticar el clima observando las señales naturales, pero no eran capaces de discernir los tiempos en los que vivían (vea Mateo 16:1-4 y Lucas 12:54-56). Mientras algunos malinterpretaron la lectura de este pasaje argumentando que no debemos reconocer la aplicación espiritual de las señales naturales, las Escrituras señalan y verifican el factor muy importante donde desde el comienzo de los tiempos, Dios usó los patrones de las estrellas, el sol, la luna y el clima para traer entendimiento y confirmación sobre el tiempo que vivimos.

clip_image006

El apóstol Pablo nos alienta en 1 Corintios 15:46: “No vino primero lo espiritual sino lo natural, y después lo espiritual”. Los patrones climáticos señalan hacia las grandes promesas de Dios para nuestras naciones: “Desde el occidente temerán el nombre del Señor, y desde el oriente respetarán su gloria. Porque vendrá como un torrente caudaloso, impulsado por el soplo del Señor” (Isaías 59:19).

 

clip_image008Dios está levantando un estándar y está preparando el ambiente para desatar inundaciones de avivamientos por todas las naciones. Así como los recientes tornados trajeron las lluvias y éstas causaron inundaciones severas, hay vientos espirituales que comenzaron a soplar que arrancarán y derribarán las antiguas maneras de hacer las cosas, haciendo espacio para todo lo nuevo que Dios desea edificar y plantar en estos días (vez Jeremías 1:9-10). Con estos vientos de cambio que comenzaron a soplar, también veremos mareas espirituales que comenzarán a elevar el nivel de las aguas en la Iglesia y esto desatará un aumento de la sed espiritual (vea Salmo 42:1, 63:1; Isaías 44:3 y Juan 7:37-38).

 

Aceite fresco

Junto con este aumento de la marea espiritual, debemos prepararnos para una infusión tangible de gozo, sumado a una perspectiva fresca, una visión clara y una excitación renovada por la vida. Muchos que sintieron que todos sus caminos se habían cerrado, en este tiempo experimentarán un nuevo crecimiento que les permitirá atravesar algunos de los lugares más duros y florecer brillantemente de nuevas maneras. Este es un tiempo de promoción y aceite fresco. Esta unción fresca hará que muchos que sintieron como si estuvieran “colgados”, comenzarán a florecer de una nueva manera. En algunos casos serán catapultados hacia un nuevo lugar con una gracia fresca, mientras comienzan a correr su verdadera carrera a paso acelerado. 

 

“Me has dado las fuerzas de un toro; me has ungido con el mejor perfume… Plantados en la casa del Señor, florecen en los atrios de nuestro Dios. Aun en su vejez, darán fruto; siempre estarán vigorosos y lozanos, para proclamar: El Señor es justo; él es mi Roca, y en él no hay injusticia” (Salmos 92:10, 13-15).

 

El secreto: “¡Pedir, esperar y escuchar!”

Una hermana de nuestra congregación tuvo un sueño hace poco en la víspera de su cumpleaños donde el Espíritu Santo, con la apariencia de un mensajero, le impartía revelación y entendimiento divino en una gran reunión corporativa. En este sueño no solo se soltaban revelaciones proféticas en forma de rollos de miel para los hambrientos, también se entregaban estrategias para acceder y recibir entendimiento personal para aplicar los secretos y los misterios de Dios que estuvieron reservados para estos días.

 

Después de compartir, el Espíritu Santo tomó su asiento y le susurró a los oídos de esta hermana estas preciosas palabras que atesoró en su corazón: “Todo lo que debes hacer es pedir, esperar y escuchar”. Luego sentenció de una manera firme: “¡Ahora conoces mi secreto!”. Este también fue el secreto del rey Salomón, quien fue al mismo tiempo el hombre más sabio que caminó sobre la tierra y el que tuvo el honor increíble de edificar una casa que el Señor escogería como su habitación. Este rey supo que el secreto se encontraba en su manera de pedir, escuchar y esperar en el Espíritu de Sabiduría donde encontraría la vida, obtendría el favor del Señor y tendría acceso a los mayores misterios de sus días.

 

“Dichosos los que me escuchan y a mis puertas están atentos cada día, esperando a la entrada de mi casa. En verdad, quien me encuentra, halla la vida y recibe el favor del Señor” (Proverbios 8:34-35). Esta fue la misma revelación del ministerio del Espíritu Santo que Jesús les entregó a sus discípulos cuando les habló de la venida del Espíritu de Verdad. Jesús no solo señaló el “pedir y escuchar” del ministerio del Espíritu Santo, también identificó que el propósito de este ministerio es tomar lo que el Padre le entregó a Jesús y entregárnoslo a nosotros.

 

“Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir. Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes. Todo cuanto tiene el Padre es mío. Por eso les dije que el Espíritu tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes” (Juan 16:13-15).

clip_image010

El don

En las Escrituras, la impartición del Espíritu Santo se refiere como “el don del Espíritu Santo”. Cuando verifican nuestra identidad, a menudo la primera pregunta de seguridad que nos hacen en nuestra fecha de nacimiento. El tiempo del sueño de esta hermana señala la herencia que les fue dada a aquellos que conocen y caminan en la identidad que Dios les concedió.

 

Dios está entregando los dones del Espíritu Santo en conexión a la medida de nuestra identidad única, con el propósito de desatar nuestra herencia como hijos e hijas de nuestro Padre celestial. No todos recibirán estos dones, sólo aquellos que busquen al Espíritu Santo. “Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre…  Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!” (Lucas 11:9-10 y 13).

 

Este Mayo quiero alentarlo a comenzar a pedirle al Señor una mayor revelación del Espíritu Santo. Pídale una mayor sensibilidad ante Él, un mayor amor por Él y un mayor conocimiento de cómo busca glorificar a Jesús en y a través de su vida. El deseo del Padre es dárselo de esta manera, solo necesitamos pedir y recibir.

 

Jason Hooper

(www.elijahlist.com)


Por Doug Addison

 

clip_image002Entregada por Doug Addison el 14 de mayo de 2014

Mayo es el tiempo cuando las cosas nuevas brotarán y comenzarán a reunirse. Debemos poner atención a las puertas y a las oportunidades que se abrirán repentinamente. Estamos entrando en un tiempo nuevo donde las cosas ocurrirán repentinamente. El diccionario Webster define la palabra repentino como “algo que ocurre rápidamente y sin previo aviso”. Es tiempo de estar preparado para un cambio repentino.

Regresan los vientos de cambio

Tuve un encuentro con un ángel el martes 6 de mayo a la 1:30 am. Un ángel poderoso entró en mi casa y permaneció allí casi todo el día. El ángel que vino fue similar al que me visitó dos años atrás. Esa vez tuve un encuentro con un ángel llamado Viento de Cambio (no Vientos de Cambio). Fue en Denver, el 20 de abril del 2012, cuando entregué la palabra profética para mayo de ese año y obtuve una respuesta asombrosa por parte de los lectores.

clip_image003

Ahora, dos años más tarde, Viento de Cambio regresó. En el 2012 tuve una visión en un sueño donde venía un viento, soplaba cosas de una manera violenta y como resultado, todo se reorganizaba. Estará seguro si se mantiene cerca de Dios. Mayo es el comienzo del Viento de Cambio. Podría llamarlo con más precisión el viento de cambio repentino. Las cosas comenzarán a realinearse de una manera divina. Aquellos que oyeron a Dios decir “espera” y esperaron obedientemente durante largo tiempo, ¡ahora serán liberados! Está quebrando el desaliento, la depresión, los pensamientos suicidas y el auto sabotaje.

clip_image005Sueño profético acerca de Chicago: La ciudad de los vientos

Tuve un sueño profético el mes pasado donde vivía en un edificio muy alto y los bomberos del programa de TV “Chicago Fire” venían a decirme que todos debíamos ser evacuados. Hermann y Mouch del programa de TV nos pedían disculpas porque no eran capaces de llegar a la cima del edificio a tiempo para salvarnos del fuego. Así como en la palabra profética para este mes, repentinamente tuvimos que movernos porque la cima de ese edificio enorme estaba envuelta en llamas. Dios me habló que de esa manera el fuego del Espíritu Santo estaba llegando sobre Chicago.

Sueño profético sobre la flexibilidad

Tuve un sueño el mes pasado sobre la necesidad de ser flexibles. En el sueño me estaba doblando en todas las posiciones y Dios me habló que era el momento de ser flexible. Este es un momento de cambio de paradigmas. Nos estamos moviendo hacia una nueva era, no sólo un nuevo tiempo, sino una nueva manera de hacer las cosas. Ser flexible nos permitirá tratar con los cambios repentinos que nos esperan.

La unidad es la clave

El apóstol Pablo tuvo una revelación asombrosa. En Romanos 12:5, Pablo dijo que somos parte del mismo “cuerpo”. Simbólicamente, Pablo comparó a la Iglesia con un cuerpo. Entonces, en Cristo todos conformamos un sólo cuerpo y cada miembro le pertenece a todos los demás.

Romanos 12:5

John Wimber dijo: “En nuestra búsqueda de la pureza doctrinal, ya no tratamos con otros cristianos de la manera como Dios quiere. Él nos está llamando a la unidad porque quiere que seamos uno”. La historia de la Iglesia evolucionó y desde la reforma protestante de 1517 que trajo los cambios necesarios a la Iglesia, surgieron más de 33000 denominaciones diferentes. Aunque trajo muchos cambios importantes, nos transformamos en una mayoría dividida.

En 1 Corintios 12:20-26, Pablo habla acerca del hecho que aunque somos muchas partes, seguimos formando parte de un cuerpo de creyentes y no podemos decir que prescindimos de ciertas partes. Nos guste el otro o no, en realidad nos necesitamos.

1 Corintios 12:20-21 dice: “Lo cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo. El ojo no puede decirle a la mano: No te necesito. Ni puede la cabeza decirles a los pies: No los necesito”.

 Para poder entrar en el nuevo tiempo o era a la cual Dios nos está llamando, debemos sanar nuestras divisiones. Somos “uno”, sin importar cuales sean nuestras diferencias doctrinales.

clip_image009La maldición de Caín

“Caín habló con su hermano Abel. Mientras estaban en el campo, Caín atacó a su hermano y lo mató. El Señor le preguntó a Caín: ¿Dónde está tu hermano Abel? No lo sé, respondió. ¿Acaso soy yo el que debe cuidar a mi hermano? ¡Qué has hecho!, exclamó el Señor. Desde la tierra, la sangre de tu hermano reclama justicia. Por eso, ahora quedarás bajo la maldición de la tierra, la cual ha abierto sus fauces para recibir la sangre de tu hermano, que tú has derramado. Cuando cultives la tierra, no te dará sus frutos, y en el mundo serás un fugitivo errante” (Génesis 4:8-12).

Cuando Caín mató a su hermano, Dios dijo: “La sangre de tu hermano clama ante mí”. Caín cayó bajo una maldición que lo llevó a trabajar arduamente y nunca pudo avanzar, no tuvo descanso y vagó por la tierra sin poder encontrar su destino. Esto mismo ocurre hoy espiritualmente. Cuando hablamos en contra de otros cristianos, cuando los herimos o tratamos de matarlos espiritualmente, podemos caer bajo esta misma maldición. Tenemos la teología donde el Cuerpo es uno, pero no vivimos esta realidad. Nuestro pecado por juzgar a otros nos afecta a todos.

 

Jesús dijo: “De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros” (Juan 13:35).

 

Prepárese para los cambios repentinos. Prepárese para amar a la gente que es diferente a usted y prepárese para que Dios se mueva en su vida, realineándolo de una manera divina para que sea más efectivo.

Bendiciones,

Doug Addison

(www.elijahlist.com)

 

 

Se abrió una puerta nueva: ¡Lo nuevo está aquí!

 

Por Doug Addison

clip_image010

Una puerta abierta en la dimensión espiritual

Entregué una palabra profética en Mayo acerca de cambios repentinos que venían y acerca del ángel Viento de Cambio. Durante el fin de semana del 30 de Mayo, se abrió una nueva puerta en la dimensión espiritual que nos introducirá en un nuevo tiempo de cambios radicales para bien. Tuvimos dos terremotos en el sur de California y no sólo sentimos ambos, Dios me habló durante los sacudones.

El primero fue el viernes 30 de Mayo y tuvo una intensidad de 3.8, esto ocurrió cerca de San Pedro (la roca). Pude oír al Espíritu Santo que decía “prepárate para algo nuevo”. Dios va a “sacudir” las cosas y ocurrirán cambios radicales. Me sentí impulsado a “prepararme”, así que compré algunos elementos de prevención para terremotos. El domingo 1 de Junio, cerca de las 8 pm y justo cuando estaba instalando en mi televisor las correas de seguridad para terremotos, otro temblor sacudió el área de Los Ángeles.

 

Estos fueron terremotos muy tenues y no hubo mayores daños. Era una señal profética que anunciaba la llegada de algo nuevo. Esta no es una palabra de juicio. El primer terremoto fue de 3.8 y el segundo ocurrió mientras estaba asegurando mi “televisor” (el receptor de visiones). Esto simboliza que Dios está trayendo nuevas visiones y un nuevo fundamento en la manera de manifestar estas visiones en el plano natural.

 

El Señor me llevó hacia Apocalipsis 3:8, donde dice: “Conozco tus obras. Mira que delante de ti he dejado abierta una puerta que nadie puede cerrar. Ya sé que tus fuerzas son pocas, pero has obedecido mi palabra y no has renegado de mi nombre”.

clip_image012

Las puertas representan nuevas oportunidades y nuevos tiempos. Nuevas fuerzas y autoridad espiritual vienen sobre los que se sienten débiles y perseveraron en las palabras y las promesas proféticas. La puerta nueva se abrió y podremos ver que las cosas se activan.

Quiero compartir algunas cosas que aprendí sobre responder a algo de esta magnitud.

A menudo las cosas parecen lo opuesto

Como Dios se está moviendo y abriendo puertas nuevas, recuerde que a veces las cosas se ven opuestas, justo en el momento anterior a la apertura. Me mantuve diciéndole esto a la gente porque es crucial comprender esto ahora. Mientras Dios está soltando algo nuevo en su vida, no se sorprenda si el enemigo viene a tratar de distraerlo. Un espíritu hipnotizador está trabajando tiempo extra para hacer que veamos los problemas y no las soluciones. Esto hizo que volvieran a brotar recientemente los pensamientos y patrones de conducta antiguos. Aunque durante un tiempo nos sentimos excitados, terminamos sintiéndonos desalentados. Debemos tener mucho cuidado para no ponernos de acuerdo con los ataques del enemigo.

Mateo 18:18–19 dice: “Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedará desatado en el cielo. Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo”.

 

Estas son buenas noticias: Mantenga el curso y atravesará la niebla. El comienzo de Junio la levantará y entre Julio y Septiembre, tendremos un sentimiento diferente que dará paso a la libertad espiritual.

Se removieron los límites

Dios no tiene límites. En consecuencia, todo lo que hagamos por medio de su poder, su amor y su fuerza, tampoco tendrá límites. Tenemos acceso a todo lo que necesitamos para tener éxito. Tenemos paz con Dios, el poder que levantó a Jesús de la muerte está en nosotros, tenemos al Espíritu Santo y a la red de los ángeles de Dios. Tenemos la palabra y las promesas de Dios, tenemos amigos y gente que nos ama y ora por nosotros. Sí, tenemos una cantidad de recursos, entonces debemos asegurarnos de usarlos correctamente.


Filipenses 4:13 dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

 

Mateo 19:26 dice: “Para los hombres es imposible, aclaró Jesús, mirándolos fijamente, más para Dios todo es posible”. 

clip_image014¡Vuelven los desterrados! ¡Vuelven los proscriptos!

Estuve hablando muchos años sobre el mover de Dios que está por venir sobre los que fueron desterrados o proscriptos dentro del cristianismo. Ahora mismo existe un grupo de personas que se mantuvo en reserva y hará cosas en el Espíritu que serán asombrosas. En este momento no encajan en ninguna parte y no se dan cuenta quienes son en realidad. Muchos de ellos parecen sin esperanzas. Algunos crecieron en la Iglesia pero fueron heridos y vagaron por la vida. La mayoría de ellos tiene un sentimiento profundo que hay algo más que cumplir en la tierra, pero no saben qué es.

 

Hace algunos años Dios me mostró que este grupo y este nuevo mover que viene, es similar al de Isaías 44:3-5: “… que regaré con agua la tierra sedienta, y con arroyos el suelo seco; derramaré mi Espíritu sobre tu descendencia, y mi bendición sobre tus vástagos, y brotarán como hierba en un prado, como sauces junto a arroyos. Uno dirá: ‘Pertenezco al Señor’; otro llevará el nombre de Jacob, y otro escribirá en su mano: ‘Yo soy del Señor’, y tomará para sí el nombre de Israel”.

 

Viene un nivel de compromiso sobre una generación de personas que vivieron tiempos de sequía. Pronto entrarán en escena y tendrán un compromiso asombroso con el Señor. Todo mi ministerio y mi llamado apuntan a ayudar a esta gente que son “desterrados o proscriptos espirituales”. Ya comenzaron a levantarse. En realidad no se encuentran en una repisa olvidados por el tiempo, son lo mejor de lo mejor que fue salvo para entrar en escena en el tiempo correcto. Las cosas que Dios está haciendo ahora mismo comienzan fuera de los locales donde nos congregamos y pueden parecer extrañas para aquellos que no tienen “ojos espirituales para ver”, como dijo Jesús.

 

Si conoce a alguien que encaja en la descripción de desterrado o proscripto, quizá sus hijos, sus nietos o alguien que ama que hoy se encuentra descarriado, aquí tiene una promesa de Dios para ellos. Esto es lo que el Señor dice en Jeremías 31:16-17: “Reprime tu llanto, las lágrimas de tus ojos, pues tus obras tendrán su recompensa: tus hijos volverán del país enemigo, afirma el Señor. Se vislumbra esperanza en tu futuro: tus hijos volverán a su patria, afirma el Señor”.

 

¡Lo nuevo está aquí!

Espere continuar viendo que estas cosas ocurren a un paso acelerado. Nos estamos moviendo hacia un tiempo donde podremos concretar más cosas con un menor esfuerzo. Las claves para este nuevo tiempo son mantener la paz, rechazando la duda y el temor. Pídale a Dios que le muestre en qué debe enfocarse, especialmente para este tiempo.

 

¡Estar vivo en un tiempo como este es asombroso!

 

Bendiciones,

Doug Addison

(www.elijahlist.com)

 

 

Por Francis Frangipane

clip_image002

Cuando se sacude la tierra

En los últimos 15 años fue muy difícil no sentirme afectado por los terremotos masivos que sacudieron el planeta. En Diciembre de 2004, el gran tsunami del Sur de Asia atravesó el océano Índico, sacudiendo las costas de nueve naciones. Más de 250000 personas murieron y millones más quedaron afligidos sin hogar. Los científicos nos dicen que no sólo provocó un gran desastre que cambió el paisaje de Asia, cambió el eje del planeta.

 

Nueve meses y medio más tarde, en Octubre de 2005, otro terremoto sacudió la región de Cachemira en Pakistán. Mató cerca de 80000 personas. Millones volvieron a quedar sin hogares o desamparados. Luego siguieron los terremotos en Chile, Nueva Zelanda y Haití, matando a 250000 personas. Finalmente, un terremoto de 9.0 y un tsunami sacudieron la costa norte de Japón, desatando el espectro de un desastre nuclear que envenenó la costa y provocó la contaminación radiactiva.

 

Hay algo que está ocurriendo en la tierra. Terremotos masivos, gran mortandad y tormentas sin precedentes. Aunque parezcan una coincidencia, no podemos sino ir a la palabra del Señor en Hebreos 12:26: “En aquella ocasión, su voz conmovió la tierra, pero ahora ha prometido: Una vez más haré que se estremezca no sólo la tierra sino también el cielo”. Ciertamente está ocurriendo un gran sacudón en las naciones.

clip_image004

Recuerde, Jesús nos advirtió que “grandes terremotos” serían parte de una variedad de calamidades naturales, a las cuales llamó “dolores de parto”, que anunciarían el fin de los tiempos (Lucas 21:11, Mateo 24:8, Marcos 13:8). En otras palabras, nos dijo que esperáramos que los desastres naturales aumentarán en magnitud y frecuencia, como respuesta de la tierra contra el peso del pecado. Isaías 24:19-20 dice: “La tierra se quiebra, se desintegra; la tierra se agrieta, se resquebraja; la tierra tiembla y retiembla. La tierra se tambalea como un borracho, se sacude como una choza. Tanto pesa sobre ella su rebelión que caerá para no volver a levantarse”.

 

Si estamos viviendo en las últimas décadas del tiempo presente, como de hecho estamos viendo, no deberíamos esperar que el planeta esté en calma y tranquilo. Dios usará las calamidades para atraer a las multitudes hacia sí mismo, pero debemos ser conscientes que probablemente crecerán en severidad.

Sacudones espirituales

Mientras los desastres se incrementen hacia el fin de los tiempos, el temor también se multiplicará en el mundo. Sin embargo, el temor no será nuestro compañero si verdaderamente conocemos al Señor. De hecho, durante este tiempo el Señor prometió que los poderes de las tinieblas serán sacudidos de su posición de influencia y gobierno. El Señor “sacudirá no sólo la tierra, también el cielo” (Hebreos 12:26).

 

Este verso no se refiere a los cielos donde habita Dios. El cielo que aquí se menciona se refiere a la dimensión espiritual, también conocida como “lugares celestiales” en otras partes de la Biblia (Efesios 3:10). Estos “lugares celestiales” representan la dimensión espiritual donde habitan “los poderes… las fuerzas de las tinieblas… las fortalezas de maldad” que ejercen su gobierno sobre las naciones (Efesios 6:12).

 

Por tanto, el Señor dice en Isaías 24:21: “En aquel día el Señor castigará a los poderes celestiales en el cielo y a los reyes terrenales en la tierra”. El último gran sacudón afectará tanto a la dimensión natural como espiritual. Asimismo, Jesús nos advirtió que durante el tiempo del fin “los poderes de los cielos serán sacudidos” (Mateo 24:29). Recuerde, el sacudimiento de estos poderes denota la “remoción” de su lugar de influencia y gobierno (Hebreos 12:27). En otras palabras, toda fortaleza demoníaca que está entorpeciendo la manifestación del Reino de Dios en la tierra, finalmente será confrontada por el poder y la autoridad del cielo.

 

Podríamos argumentar que “estos versos se refieren al final de los tiempos”. Sí, la finalidad de este sacudimiento doble, tanto de las cosas en los cielos como en la tierra, no van a alcanzar su máximo poder hasta que el Señor regrese, durante el tiempo de tribulación.

clip_image006

Sin embargo, creo que ya está ocurriendo en cierto nivel. Considere la ex Unión Soviética. Este fue el imperio geográficamente más extenso en la historia de la humanidad, su ejército no tenía límites. La URSS era por naturaleza atea y proclamaba el ateísmo por todas las naciones que estaban bajo su influencia. En un ejercicio asombroso y extremadamente sofisticado de la voluntad divina, el Todopoderoso juzgó los poderes espirituales que gobernaban el comunismo soviético. La URSS cayó sin una revolución, sin un levantamiento militar o una guerra, se desintegró de una manera repentina y dramática.   

 

No sólo hizo que este gran imperio implosionara, el 25 de diciembre del 1991 la renuncia de Mikhail Gorbachev como presidente de la Unión Soviética, efectivamente puso un final al partido comunista soviético. Al día siguiente el parlamento soviético reconoció la disolución del imperio. ¡Qué señal enorme y poderosa! El día de navidad, la misma fecha que se celebra el nacimiento de Jesucristo, los poderes demoníacos que gobernaban la URSS fueron sacudidos y derribados de su lugar.

 

¿La confrontación definitiva del Señor contra los poderes perversos será mucho más significativa? Desde la caída del comunismo, los misionólogos nos dicen que más gente se entregó a Cristo en el mundo que la suma de todas las conversiones desde el primer siglo. Por supuesto, Rusia sigue teniendo sus problemas, pero no podemos pasar por alto lo que ocurrió: un poder perverso y ateo cayó de su lugar de gobierno. En consecuencia, millones de personas llegaron al Reino de Dios.

 

Aunque mientras el mundo físico sufrirá dolores de parto, creo que veremos otros grandes “poderes en los cielo” cayendo tan dramáticamente como la ex Unión Soviética. Sé que es posible que las facciones islámicas surgirán y se fortalecerán, pero también recuerde que hay millones de cristianos orando por los musulmanes. Están ocurriendo aperturas significativas. De hecho, los musulmanes por millones se están abriendo al evangelio y encontrando a Cristo como Salvador.

Creo que el despertar que comenzó en China explotará en millones de personas corriendo hacia el Reino de Dios. India también tendrá un despertar profundo. Sí, creo que no es demasiado tarde para ver la caída de los grandes poderes demoníacos de los Estados Unidos.

clip_image008

Estamos viviendo tiempos cuando, por lo menos en niveles preliminares, los “poderes de los cielos” están siendo sacudidos. Nuestras oraciones y compromiso compasivo en los asuntos de la vida, juegan un rol fundamental para derribar estos poderes de las tinieblas. Si no dejamos de orar, veremos cambios significativos manifestándose ante nuestros ojos.

 

Finalmente, recordemos que aún mientras las cosas en la tierra y el cielo se están sacudiendo, simultáneamente estamos recibiendo “un Reino que no puede ser conmovido” (Hebreos 12:28). Amado, Dios tiene un Reino inconmovible al cual nos está llamando. Es el lugar donde Jesús gobierna como Rey, ante el cual se doblará toda rodilla en el cielo y en la tierra.

Francis Frangipane

(www.elijahlist.com)

Por Elaine Tavolacci 

clip_image002En el Nuevo Testamento leemos acerca del ángel Gabriel apareciéndose a María para decirle que iba a concebir y dar a luz un Hijo, y su nombre sería Jesús. La respuesta de María fue: “Aquí tienes a la sierva del Señor, contestó María. Que él haga conmigo como me has dicho” (Lucas 1:38). El Espíritu Santo me está mostrando que aunque cada uno de nosotros tengamos una promesa de Dios, algunos están demasiado cansados a nivel espiritual y emocionalmente agotados. El tiempo de preñarse de las promesas de Dios puede ser agotador y parecer demasiado largo, pero no debemos debilitarnos a lo largo del proceso. El embarazo natural se puede medir en tres etapas llamadas trimestres. Muchos de nosotros estamos en el tercer trimestre. No debemos abortar al bebé porque la fecha del parto está cercana. Necesitamos prepararnos para pujar.

“Estamos a punto de dar a luz aquello para lo cual estábamos predestinados”

El Señor dice: “Estás a punto de romper la bolsa de las aguas para dar a luz. Debes mantenerte fuerte y enfocado durante el proceso. Hay dones que estuvieron dormidos dentro de tu vida y llegó el momento de dar a luz lo que te impartí. Las puertas están a punto de abrirse para lo que te llamé a hacer”clip_image003.

Juan 16:21 dice: “La mujer que está por dar a luz siente dolores porque ha llegado su momento, pero en cuanto nace la criatura se olvida de su angustia por la alegría de haber traído al mundo un nuevo ser”.

 “Aunque la espera fue ardua, estás a punto de dar a luz aquello para lo cual estás predestinado. Estuviste en hibernación demasiado tiempo y tienes temor de ponerte de pie, pero este es el tiempo para entrar en aquello para lo cual fuiste creado”.

Lucas 1:26-28 dice: “A los seis meses, Dios envió al ángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea, a visitar a una joven virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, descendiente de David. La virgen se llamaba María. El ángel se acercó a ella y le dijo: ¡Te saludo, tú que has recibido el favor de Dios! El Señor está contigo”.

 “Así como el ángel Gabriel se presentó ante María y le dijo que era muy favorecida, hoy te digo que tú también eres muy favorecido. No concebiste por inseminación artificial, sino por mi Espíritu”.

“Estableceré gente en tu vida que estará preñada con la misma visión”

“La semilla que implanté dentro de tu espíritu comenzará a fructificar y regenerará mi presencia divina operando dentro de ti. Así como María fue impregnada sobrenaturalmente, también concebirás de manera sobrenatural. Tú también llevas algo muy valioso que cambiará el mundo si te sometes a ello”.

clip_image005

“Así como Elizabeth, la prima de María, también estaba embarazada y el bebé saltó dentro de su vientre, también traeré a otros hacia tu vida que cargan un destino divino. Estableceré gente en tu vida que también estará embarazada con la misma visión. Son aquellos que se encuentran alineados con el mismo sueño. Juntos trabajarán al unísono y no habrá desunión alguna”.

Juan 3:6 dice: “Lo que nace del cuerpo es cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu”.

“Confía en Mí cuando sientas que el proceso es demasiado dificultoso. Debes saber que soy Yo trabajando tanto en el querer, como en el hacer todo para mi buen agrado. No digas que este es un lugar incómodo, debes saber que es necesario para llevarte hacia mi propósito y mi plan para tu vida. Conocerás que estás en el tercer trimestre porque la incomodidad se intensificará. No trates de inducir el parto antes de tiempo, debes darle la bienvenida a mi plan en la medida que se va manifestando. Este no es el tiempo para abandonar, debes estar listo para pujar, porque pronto verás el cumplimiento de las promesas que tengo para tu vida”, dice el Señor. 

Elaine Tavolacci

(www.elijahlist.com)

Por Jeff Jansen

clip_image002Quiero compartir algunas impresiones sobre la sabiduría oculta de vivir ante el trono. E.W. Kenyon dijo una vez: “Estamos identificados con Cristo en todo lo que Él es, fue o será. Nuestro enemigo puede ser terco y resistirnos, pero nuestra voluntad es firme y venceremos, literalmente cargaremos contra el enemigo en el Nombre de Jesucristo para conquistar todas las cosas. El enemigo puede resistir por un tiempo, pero terminará rindiéndose”.

1 Corintios 2:7-10 dice: “Más bien, exponemos el misterio de la sabiduría de Dios, una sabiduría que ha estado escondida y que Dios había destinado para nuestra gloria desde la eternidad. Ninguno de los gobernantes de este mundo la entendió, porque de haberla entendido no habrían crucificado al Señor de la gloria. Sin embargo, como está escrito: Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman. Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios”.

Esta sabiduría no estuvo escondida de nosotros sino “para” nosotros. Estuvo escondida para que nos pudiera ser revelada para nuestra gloria. El Espíritu Santo vino a nuestra vida para que podamos cumplir la tarea continua de descubrir estas riquezas para nosotros. Se deleita en llevarnos hacia estas realidades celestiales. El Padre nos impartió el Espíritu Santo para que podamos conocer las riquezas que nos entregó. El apóstol Pablo nos dice que las cosas están temporalmente ocultas y sólo las veremos por medio de la revelación, por eso debemos ser cuidadosos sobre los lugares hacia dónde dirigimos nuestra atención.

“No hay nada escondido que no esté destinado a descubrirse; tampoco hay nada oculto que no esté destinado a ser revelado. El que tenga oídos para oír, que oiga. Pongan mucha atención, añadió. Con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes, y aún más se les añadirá” (Marcos 4:22-24).

clip_image004Pablo dijo que la medida de pensamiento y estudio que tenemos, aún la verdad de oír, será la medida de virtud y conocimiento que regresará hacia nosotros. En Colosenses 3:1-3, Pablo también nos alienta a fijar nuestra atención en las cosas de arriba. Debemos mantenernos enfocados en la “vida de arriba”. Si mantenemos nuestro enfoque en la realidad de abajo, Pablo afirma que este será el grado de virtud (poder) y revelación (conocimiento) que regresaría hacia nosotros.

Cuando nuestra atención está en el cuarto del trono, todo lo que es accesible en esa realidad, viene sobre nuestra vida sin medida. Pablo nos alienta con fuerza a mantener en el centro de nuestros pensamientos la realidad que “ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios” (Colosenses 3:1).

Mantos pasados, presentes y futuros

Años atrás, mientras esperaba en el Señor, fui trasladado hacia un encuentro celestial que impactó grandemente mi vida y me hizo ver la realidad de mi destino, elevándome dentro de ella. En ese encuentro el Señor vino y me tomó de la mano como si fuera un niño, guiándome hacia lo que parecía un gran depósito en el Cielo.

Mientras estaba en ese lugar, pude ver lo que parecían ser percheros que se extendían por toda la sala. Colgados de esos percheros había vestiduras que parecían ropas blancas. Mientras avanzaba en esta visión, pude ver que había nombres escritos sobre cada una de estas ropas. Pude ver los nombres de Elías, Samuel, Jeremías, Eliseo, Juan Wesley, Carlos Finney, Maria Woodworth Etter y muchos más. Este vestuario era el cuarto de los mantos donde se encontraban los mantos de los que lideraron avivamientos y los profetas del pasado.

clip_image006

Luego pude oír al Señor que decía: “Elige uno y te lo daré”. Miraba los mantos en este cuarto con los nombres sobre los armarios y consideraba seriamente tomar el manto de Enoc. Cuando abrí mi boca para hablar, respondí: “Oh Señor, tú sabes cuál debo tomar”. Cuando más adelante le comuniqué este encuentro a Bob Jones, me dijo: “Muchacho, esa es la mejor respuesta que pudiste darle al Señor. Le permitiste elegir en tu lugar”. Inmediatamente, en la visión el Señor estaba de pie ante mí y yo tenía un mortero y un pisón como los que usan los farmacéuticos para moler las medicinas. El Señor me entregó tres píldoras y me dijo que las moliera. Mientras molía las tres píldoras, el Señor me dijo: “Estas tres píldoras son los mantos del pasado, el presente y el futuro”.

El Señor no sólo me estaba ofreciendo esa sabiduría escondida a mí, sino a todos los que comparten el derecho con Él a su trono. Todos los mantos pasados, presentes y futuros se están derramando sobre una generación gloriosa de creyentes entronizados para prepararlos para la mayor cosecha de almas antes de la segunda venida de Cristo.

Necesidad de visión espiritual

Esta generación necesita ver una demostración de poder y gloria. Cuando el poder de la resurrección vive en nosotros, el mundo que nos rodea debe cambiar. Dios está derramando su gloria sobre una compañía de vencedores que compartan el trono con Él. Hay una invitación para que entremos en una unión íntima con Jesús que nos elevará hacia la gloria de su presencia donde podemos compartir en su herencia con Él. Sin embargo, no podemos caminar en lo que no conocemos. El deseo de Pablo para los Efesios era que el Padre les diera “el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos…” (Efesios 1:17-18).

clip_image008Pablo les dijo a los Corintios que en Cristo, el velo que cubría a los judíos cuando leían las Escrituras había sido removido (vea 2 Corintios 3:13-18). Así es como un creyente del nuevo pacto lee la Palabra. En la medida que leemos la Palabra con la ayuda del Espíritu Santo, vemos la gloria del Señor revelada y somos transformados. La revelación de esta gloria del Señor nos hace ver que estamos entronizados con Él a la diestra del Padre, muy por encima de todos los poderes de este tiempo y del tiempo que vendrá.

Entronizados con Él

En la medida que apreciamos la victoria total de su resurrección, nos damos cuenta de la derrota total de las tinieblas. Pablo lo describe de la siguiente manera: “… Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la Iglesia” (Efesios 1:20-22).

Jesús fue elevado por encima de todo principado y gobierno, dominio y poder. Recibió toda la autoridad en el Cielo y en la Tierra. La Iglesia está a punto de entender que ahora Él tiene toda la autoridad en la tierra. Las tinieblas son completamente anuladas por la luz. La mayoría de la Iglesia es demasiado grande para un demonio. Necesitamos una perspectiva fresca. Cada manifestación del poder maligno es un ejercicio de autoridad ilegítima.

Jesús avergonzó a todos los principados y poderes, demostrado cuando el Padre levantó al Hijo de la muerte y lo sentó a su misma diestra en lugares celestiales “…muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la Iglesia” (Efesios 1:21-22)”.

clip_image009

Los demonios no tienen ningún derecho de reinar en la tierra. El Cuerpo de Cristo tiene la autoridad final y muchos están comenzando a manifestarla. Pablo procede a mostrarnos en Efesios la relación entre lo que ocurrió con Cristo en su resurrección y lo que ocurrió con nosotros.

Juntos con Cristo y en Él, Dios nos levanta y nos sienta en el trono en la realidad celestial. El Padre nos entronizó con Cristo. Cuando levantó a Cristo, también nos levantó a nosotros. Sólo podemos entender y recibir estas realidades por revelación. Nuestras mentes no pueden describirlas de una manera lógica, pero nuestro espíritu recreado sí lo puede hacer. Debemos recibir y abrazar estas realidades.

Transformándonos en un trono de honor y gloria

La mayoría de nosotros estamos muy familiarizados con el pasaje de Isaías 22:22 y lo oímos aplicado a situaciones muy diferentes: “Sobre sus hombros pondré la llave de la casa de David; lo que él abra, nadie podrá cerrarlo; lo que él cierre, nadie podrá abrirlo”. Sin embargo, si continuamos leyendo veremos que en el verso 23 dice: “Como a una estaca, lo clavaré en un lugar firme, y será como un trono de honor para la dinastía de su padre”.

Isaías vio una compañía de creyentes que serían como una estaca o un clavo firmes donde alguien podría colgar un manto. Sin embargo, aquí se establece algo más interesante. Las Escrituras dicen que esta persona será un “trono de honor y gloria”. ¿Quién será un trono de honor y gloria? Aquel sobre quien reposa la llave de la casa de David. Esta persona será una puerta sobrenatural para que la atraviese todo lo celestial. Aún más que eso, dice que será un trono. No solo estamos sentados con Jesús en su trono, somos un trono en “la tierra así como en el Cielo”, a través del cual Cristo revelará su Reino. ¡Trate de predicar esto en algunas congregaciones! Sin embargo, es cierto. “Pero tú eres santo, tú eres rey, ¡tú eres la alabanza de Israel!” (Salmo 22:3).

El trono de Dios fluye por medio de las oraciones de su pueblo. ¿Cómo se ve eso? Dondequiera que el trono de Dios se encuentre, allí estará el Rey. Dondequiera que se encuentre el Rey, allí estará su Reino. Dondequiera que se encuentre el Reino, allí estarán los ángeles y todos los recursos ilimitados que provee el Reino. Nuestro mandato es simple: Levantar una generación que pueda manifestar abiertamente el poder ilimitado de Dios.

clip_image011

Cuando estamos conectados con el Cielo nos transformamos en una puerta a través de la cual se puede manifestar lo sobrenatural. El Cielo se mueve hacia arriba y hacia abajo, desatando lo milagroso con nuestra cooperación. No es normal que un cristiano no tenga apetito por lo imposible. El hambre para que lo imposible que nos rodea se postre en el Nombre de Jesús está escrito en nuestro ADN espiritual. Lo mejor que podemos hacer es manifestar lo que somos, con Dios moviéndose sobre nuestra vida. El mundo nos está mirando para que seamos señales y maravillas ante ellos.

Transformándonos en una puerta de luz sobrenatural

Para nosotros es importante comprender qué significa ser una puerta para la realidad sobrenatural. La vida de Jesús está llena de eventos extraordinarios que van más allá de la norma de nuestros días. Los discípulos también se movieron en el poder “exousia” que fluía desde el manto del Espíritu del Señor que reposaba sobre la vida de Jesús y les demostró qué significaba ser una puerta, tanto en la mente natural como espiritual.

En Mateo 16:13-17, Jesús les preguntó a sus discípulos: “Cuando llegó a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? Le respondieron: Unos dicen que es Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que Jeremías o uno de los profetas. Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente, afirmó Simón Pedro. Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás, le dijo Jesús, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo”.

Cuatro versos más adelante, Pedro tuvo otra revelación después que Jesús les dijo con claridad que debía ir a la Cruz: “Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo: ¡De ninguna manera, Señor! ¡Esto no te sucederá jamás! Jesús se volvió y le dijo a Pedro: ¡Aléjate de mí, Satanás! Quieres hacerme tropezar; no piensas en las cosas de Dios sino en las de los hombres” (Mateo 16:22-23). Pedro pasó de ser una puerta de revelación para el Padre y minutos después una puerta para las tinieblas. Por eso el Señor le dijo: “¡Apártate de mí satanás!”. ¿Cómo pudo ocurrir esto? ¡Pasó de la revelación del Espíritu Santo a la revelación de satanás en un minuto!

clip_image013

En verdad, todos revelamos una de estas dos mentes: Tanto la mente natural como la mente del Espíritu. Jesús fue nuestro gran ejemplo. Fue el primogénito entre muchos hermanos. Estaba completamente unido al Padre en todo tiempo. Como resultado de ello, transformó el agua en vino, hizo que Pedro sacara una moneda del vientre de un pez, multiplicó los panes y los peces para alimentar a cinco mil hombres (sin incluir mujeres y niños), caminó sobre las aguas, le habló a la higuera, la tempestad le obedeció y los demonios reconocieron y huían de su presencia.

La lista de eventos sobrenaturales es tan numerosa que no se puede registrar. Estos testimonios que recibimos son un ejemplo para que podamos conocer con certeza las cosas que están a nuestra disposición y nos pertenecen por derecho, para que podamos caminar en ellas cuando estemos correctamente conectados con Dios. Jesús nos dijo con claridad: “Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre” (Juan 14:12).

Somos un Espíritu con Él

¿Cómo se vería el Reino de Dios fluyendo en y a través de nosotros, rodeándonos constantemente? ¿Cómo sería ser un “trono de honor”? ¿Cómo sería estar unidos con el Señor, como si fuéramos un Espíritu con Él? Pablo estableció: “Pero el que se une al Señor se hace uno con él en espíritu” (1 Corintios 6:17). Piense en ello: Somos uno con el Señor. ¿Qué clase de ser humano nos hace esto en realidad? Nos hace ser como Dios en la tierra. Nos transformamos en una puerta de luz en la tierra. Todo en la dimensión del espíritu nos está observando. Los ángeles y los demonios saben muy bien quiénes somos. Ven la luz de Dios fluyendo a través del espíritu del hombre como una autopista sobrenatural del Reino de Dios. Nos transformamos en un trono donde hay Uno sentado. ¿Atrapa la idea?

Jesús no bromeaba cuando dijo: “El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él” (Juan 14:23).

clip_image015Los pensamientos del trono conforman nuestro mundo

Nuestros pensamientos en realidad son oraciones que están vivas y son poderosas. Cuando nuestros pensamientos están conectados con el trono de Dios, tienen la habilidad para crear substancia en nuestras vidas. Los pensamientos entronizados se transforman en la puerta para la realidad sobrenatural como deseos mezclados con el corazón. Cuando medito en la Palabra de Dios, mis pensamientos están conectados con el Señor a través del trono, entonces la revelación comienza a fluir en y a través de mi vida. Cuando esto ocurre, todo mi ser parece inundarse con luz. Pero no solo con luz, está inundado con la paz de la vida de Dios.

Mis emociones y la revelación que viene desde la mente de Dios están profundamente plantadas en el terreno de mi espíritu. En este lugar descansa el poder para crear y dar a luz. La revelación que viene por estar entronizados con el Señor no es abstracta, crea vida dentro de nosotros. Cuando recibimos la revelación, queda plantada una semilla divina y ocurre una concepción. Cuando la cultivamos, esa revelación dará a luz la manifestación en nuestra vida. ¡Este es el proceso de la creación! El hombre se transformará en lo que piensa.

Los pensamientos del trono crean vida

Jesús continua revelándonos el poder de nuestros pensamientos para crear vida: “Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán” (Marcos 11:24). El deseo es una emoción muy poderosa. Jesús dijo que si deseamos, creemos y hablamos, luego tendremos. Nuestros pensamientos no son simples ideas abstractas que nadie escucha. Son las semillas de deseo las que producen la substancia, trazando el curso de nuestra vida presente y futura. Si nuestros pensamientos son semillas, necesitamos comprender ahora cómo son plantados.

Cuando sus pensamientos están conectados con los deseos en las emociones se desata poder. Si podemos sostener nuestros pensamientos hasta que se conecten con nuestras emociones o con nuestros deseos, se transformarán en poder: vida y luz. Este es el principio del poder del acuerdo. Jesús dijo: “Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo” (Mateo 18:19). Podemos parir la voluntad del Cielo en la tierra como una nueva creación entronada en Cristo.

El poder de la unidad

Cuando nuestras emociones están de acuerdo con nuestros pensamientos, será hecho. Ese es el poder de la unidad. La ley de la reproducción en la creación es espiritual y no se puede detener. Por ejemplo, la fuerza del temor. Este es un pensamiento, hasta que se conecta con nuestras emociones. Podemos oír un sonido fuera de nuestra casa en medio de la noche. Por un momento nuestra mente se inundará de pensamientos acerca del origen de ese ruido, provocándonos un golpe de adrenalina emocional que nos producirá temor. Este pensamiento llenará todo nuestro ser con su fuerza de vida y creará un entorno de temor o aun de terror. Los pensamientos que se conectan con nuestras emociones se transformarán en un poder muy fuerte.

La Iglesia enseñó por años que las emociones no son importantes. Permítame decirle que nuestras emociones y la vida de nuestros pensamientos son el lado creativo dentro de nuestro espíritu. Nuestras emociones son esenciales para que todo ocurra. Los milagros se sueltan a través de nuestras emociones. Jesús fue movido por la compasión, porque tiene el poder para desatar milagros y aún para levantar muertos. El poder y la gloria de Dios en la unción se desatan a través de la puerta del afecto humano. Debemos sentir lo que hacemos. Cuando nuestro pensamiento se conecta con los sentimientos por lo que hacemos, se siembra la semilla por el deseo. Se desata el poder. Es la ley de la unidad donde dos cosas (o personas) se ponen de acuerdo.

Aparte tiempo para meditar en ser una puerta para la luz de Dios. En su tiempo de oración pídale al Espíritu Santo que le revele cualquier pensamiento o emoción que necesite cambiar para desatar el amor y el poder del Cielo.

¡Dios tiene grandes cosas para usted, persevere en Él!

Ricas bendiciones,

Jeff Jansen

(www.elijahlist.com)

Por Bonnie Jones

clip_image002En una visión pude ver un pequeño bote de vela en el agua resplandeciente a la luz de la luna y estaba listo para dejar la costa. Justo cuando todos habían abordado, una mujer corrió de regreso para atender sus negocios inconclusos. La gente le gritó una advertencia: “¡El bote está zarpando!”. Ella continuó en su camino mientras el bote se alejaba de la orilla. Repentinamente, se dio vuelta y corrió con determinación hacia el agua, pero ya era demasiado tarde, perdió el bote. Los pasajeros no tenían remos y no podían regresar a buscarla. Ella contemplaba con desánimo desde la costa, mientras el bote se alejaba a la luz de la luna. Luego oí al Señor decir: “¡Estén listos o no, aquí vuelvo! Aquellos que busquen diligentemente al Señor, abordarán este bote guidado por el viento del Espíritu Santo”.

clip_image004

La fe es izar nuestras velas en este día, mientras el Espíritu Santo de Verdad nos está guiando. Ya no podremos seguir nuestras agendas, diseños y fórmulas, debemos rendirnos por completo al Espíritu Santo para que nos guíe. Creo que esta mujer representa a los cristianos que verdaderamente aman al Señor, aunque sostienen una mentalidad carnal. Continúan usando sus sentidos naturales en lugar de desarrollar una mentalidad espiritual. Por tanto, siguen deseando alimentar su carne y cuando el Señor llama, su deseo siempre será atender sus negocios naturales antes de hacer la voluntad del Padre.

Prueba del corazón

Ahora mismos se está desarrollando una prueba de nuestros corazones y el resultado será conforme a nuestra decisión. Dios no violará nuestro libre albedrío y debemos vivir con las consecuencias de nuestras elecciones. ¿Seguiremos al Señor o continuaremos en nuestros propios caminos, siguiendo nuestros deseos carnales?

Cuando Elías encontró a Eliseo y arrojó su manto sobre sus hombros, la primera respuesta de Eliseo fue volver a despedirse de sus padres antes de seguir a Elías (vea 1 Reyes 19:20). Eliseo estaba funcionando en una realidad carnal o por sus sentidos naturales. Como un buen hijo, su primera respuesta era honrar a sus padres y decirles que los abandonaba para ser entrenado por este hombre poderoso de Dios. Eliseo, como la mujer que perdió el bote, tenía que tomar una decisión. Elías lo probó, así como nosotros estamos siendo probados hoy. ¿Me seguirás o seguirás tus propios deseos carnales?

clip_image006“Elías salió de allí y encontró a Eliseo hijo de Safat, que estaba arando. Había doce yuntas de bueyes en fila, y él mismo conducía la última. Elías pasó junto a Eliseo y arrojó su manto sobre él. Entonces Eliseo dejó sus bueyes y corrió tras Elías. Permítame usted despedirme de mi padre y de mi madre con un beso, dijo él, y luego lo seguiré. Anda, ve, respondió Elías. Yo no te lo voy a impedir. Eliseo lo dejó y regresó. Tomó su yunta de bueyes y los sacrificó. Quemando la madera de la yunta, asó la carne y se la dio al pueblo, y ellos comieron. Luego partió para seguir a Elías y se puso a su servicio” (1 Reyes 19:19-21).

Elías oía directamente de Dios. Pero Dios no estaba en el viento, en el terremoto o en el fuego. El Señor se encontraba en la quietud, en el silbo apacible. Hoy Dios está estirando su mano por segunda vez para entregar las llaves de David en las manos de los justos que siguieron al Padre en espíritu y verdad. Abandonaron todo lo demás por causa de la obra de Cristo en la Cruz.

clip_image008La espada fiera

Llegamos al lugar en la historia escrita donde Dios reescribirá lo que hizo el hombre en su propia voluntad. Dios está enviando una espada fiera por la boca de sus profetas en este día que provocará una división. Su división conquistará lo falso, porque la verdad triunfará lo falso que se sembró en todo tiempo. Quizá no se vea así al principio, pero debemos observar mientras Dios comienza una pequeña obra y trae aumento a través de las naciones de la tierra. El Señor está regresando en poder en este día y debemos estar listos para movernos con rapidez. No existen obstáculos en nuestra vida que Dios no pueda cubrir o remover.

El libro de Judas nos da una advertencia acerca de los falsos maestros. Judas 4 dice: “El problema es que se han infiltrado entre ustedes ciertos individuos que desde hace mucho tiempo han estado señalados para condenación. Son impíos que cambian en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan a Jesucristo, nuestro único Soberano y Señor”.

Judas 8-10 dice: “De la misma manera estos individuos, llevados por sus delirios, contaminan su cuerpo, desprecian la autoridad y maldicen a los seres celestiales. Ni siquiera el arcángel Miguel, cuando argumentaba con el diablo disputándole el cuerpo de Moisés, se atrevió a pronunciar contra él un juicio de maldición, sino que dijo: ‘¡Que el Señor te reprenda!’ Éstos, en cambio, maldicen todo lo que no entienden; y como animales irracionales, lo que entienden por instinto es precisamente lo que los corrompe”.

Judas 11 dice: “¡Ay de los que siguieron el camino de Caín! Por ganar dinero se entregaron al error de Balaam y perecieron en la rebelión de Coré”.

En estos versos vemos tres ejemplos y creo que siguen una progresión. Los hombres comienzan con odio en su corazón y esto los lleva a la codicia. A su tiempo madurarán en la naturaleza del maligno y terminarán en rebelión. “La rebeldía es tan grave como la adivinación, y la arrogancia, como el pecado de la idolatría. Y como tú has rechazado la palabra del Señor, él te ha rechazado como rey” (1 Samuel 15:23).

El camino de Caín: Caín tenía enemistad en su corazón. El odio profundamente arraigado en contra de su hermano, fructificó y lo llevó a matar a Abel. El odio y el celo de Caín hacia Abel fueron mayores que su amor por Dios. Tuvo que tomar una decisión. Escogió satisfacer su carne en lugar de seguir el corazón de Dios y gobernar sobre sus deseos carnales. Caín nunca estableció una relación personal con su Padre, cosa que creo que Abel sí hizo. Por esta razón Dios rechazó su ofrenda.

Génesis 4:7 dice: “Si hicieras lo bueno, podrías andar con la frente en alto. Pero si haces lo malo, el pecado te acecha, como una fiera lista para atraparte. No obstante, tú puedes dominarlo”.

clip_image010El error de Balaam por las ganancias deshonestas: Balaam era un profeta que mezcló la verdad con las falsas doctrinas. Su error fue la codicia o la avaricia, porque le pagaron bien para maldecir a Israel. La ira de Dios se encendió en su contra, cuando Balaam lo había desobedecido y luego se encontró con el Ángel del Señor tres veces. Balaam se arrepintió y soltó la palabra del Señor, rechazando maldecir a Israel (vea Números 22-23).

La rebelión de Coré: Coré rechazó el verdadero liderazgo, haciendo perecer a muchos. Era uno de los líderes más ricos entre los Levitas y primo de Moisés y Aarón. Estaba celoso y se sentía desplazado por el liderazgo. Entonces reunió a 250 líderes de la asamblea para rebelarse contra Moisés y Aarón. Esto encendió la ira de Dios y separó lo santo de lo profano. Dios hizo algo nuevo (vea Números 16:30-32) y la tierra abrió su boca para tragarse a Coré y a los suyos. Un fuego consumió a los 250 hombres restantes (vea Números 16).

clip_image012Encrucijada en el tiempo

El Cuerpo de Cristo llegó a una encrucijada en el tiempo, un cruce en su viaje celestial con el Señor. Cada uno debe decidir por sí mismo qué camino tomará. Algunos querrán regresar por temor a lo desconocido, pero otros procederán en fe. Es allí donde Dios los encuentra y los moverá hacia una nueva dimensión en Él. Aquellos que escogieron proceder en fe, deben aviadores del espacio y explorar las aguas del Espíritu.

El Señor está volviendo por su Esposa sin arrugas y sin manchas. Tendrá las cicatrices de todas las heridas de las batallas que sostuvo, pero será digna mientras adora al Rey. El mundo camina en una senda de maldición y auto destrucción, y día a día se detiene en su propia suciedad. Pero su Esposa será apartada, contemplará la Gloria mientras se mantiene firme en su reposo.

No pierda el bote. Afírmese en fe y siga a Dios con todo su corazón. Permitamos que Él sea el Capitán que nos dirige por las aguas desconocidas, impulsados por los vientos del Espíritu Santo de Verdad y seamos testigos de las nuevas dimensiones en Él. ¡Sólo debemos atrevernos a creer!

Bonnie Jones

(www.elijahlist.com)

Por Theresa Phillips

Theresa_Phillips.2Estaba leyendo frente a una ventana, calentándome con el calor del sol, cuando pude oír con claridad la palabra “sabotaje”. Esto comenzó a movilizarme durante un breve momento, cuando repentinamente el Espíritu de Dios me envolvió con una paz enorme. Levanté mis manos y comencé a alabarlo con paz en mi corazón, agradecida porque Él reina y ama a través de mi vida.

¿Qué significaba la palabra sabotaje? El diccionario dice: “acción para esconderse que se toma para minar o destruir los esfuerzos o los logros de otro”. Luego comencé a llorar y gemir, porque supe lo que estaba ocurriendo. El enemigo del Señor estaba a punto de hacer algo. Una vez más, sentí que una determinación me arropaba. Luego sentí la urgencia de levantar mis manos una vez más y bendecir a Jesús por todo lo que había hecho. Percibí que se estaba por manifestar un mensaje profético. Uno o dos días después, estaba hablando con un amigo cuando repentinamente recibí una visión. ¡Quiero compartir las cosas que vi porque son muy poderosas!

“¡Vengan a la mesa! Tengan comunión con Dios”

Pude ver un candelero y oí al Señor que decía: “Este es tu ministerio”. Luego pude ver otro y otro más. Pude ver que todos estos candeleros hermosos de plata eran parte de un candelabro de estilo exuberante. Pude ver una mesa muy pulida delante de mí, era larga y estaba hermosamente adornada. Pude ver que el candelabro se movía hacia la cabecera de la mesa. Repentinamente, pude ver muchos candeleros que se unían y todos se transformaban en un candelabro exuberante. Todos ellos estaban sobre esta mesa muy pulida. Cada candelabro se movía cruzando la mesa, eso me recordó el mar de cristal del cual se habla en Apocalipsis 21. Instantáneamente supe que no estaba viendo algo sólo por debajo, debía estar por encima.

Pude oír una voz moviéndose a través de la atmósfera que clamaba con pasión: “¡Vengan a la mesa y tengan comunión con Dios!”. El ser celestial estuvo cerca sólo por unos segundos. Ahora estaba de pie en un portal mirando hacia la mesa cuando oí: “Entra, amada”. Me moví hacia adentro y las cosas que pude ver y oír me asombraron. Comencé a ver gente sentada en la mesa, algunos eran bien conocidos, algunos eran parcialmente conocidos y otros completamente desconocidos: Pero todos eran iguales en la mesa.

Volví a oír la palabra “sabotaje”. Estaba de pie en silencio cuando pude ver al Señor que se acercaba a la mesa vistiendo una túnica púrpura y blanca, con una faja púrpura en su cintura y una corona muy elaborada de oro sobre su cabeza. Lo acompañaban varios ángeles que cargaban armaduras y sostenían escudos que decían “alabanza” (aún mientras escribo puede ver esta imagen). Toda la asamblea estaba en silencio. En eso habló brevemente: “Estoy soltando nuevas estrategias sobre sus vidas. Los ayudaré a detener el sabotaje que está ocurriendo entre ustedes. Están siendo atacados y estuvieron en dolor”.

Jeremías 29:11 dice: “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”.

“Sí, deben ayudarse unos a otros y demostrar unidad como nunca antes se les pidió. Les estoy pidiendo que hagan la paz con sus hermanos y hermanas. Dejen de hablar de ellos, porque son mis hijos. Los llamé a todos a venir a esta mesa y cenar conmigo”.

Estrategia para ganar y vencer este ataque de sabotaje

Repentinamente, en la mesa había toda clase de alimentos, aunque aún no los habíamos tocado. Cada persona estaba mirando al Señor y Él nos miraba a los ojos anhelándonos. Me pude ver en esa mesa y quise esconderme debajo. Antes de poder pensar, comencé a recordar quien es, quien era y a todos los que fueron convocados a la mesa del Señor. Comencé a pedir perdón en silencio por las palabras que había hablado en contra de algunos ministros, la Iglesia y aún sobre mi propia nación. Las lágrimas comenzaron a caer por mi rostro: “Padre celestial, perdóname”.

Luego note que cada uno en la mesa estaba haciendo lo mismo. Fuimos llamados a un arrepentimiento corporativo que el Cielo estaba registrando. Luego el Señor me volvió a hablar: “Ve y haz discípulos de todos los hombres. Ve y vive en unidad. Ve y sé amigo de los miembros desechados de esta sociedad basada en la fe y tráelos de regreso a la casa la próxima vez que los visites”. Mis ojos se llenaron con lágrimas y al mismo tiempo sentí vergüenza de mí. Supe que me había entregado la estrategia clave para ganar y arrasar con este ataque de sabotaje. Luego comencé a compartir esta visión.

Oración de amor

Ahora oro por:

1. El amor cubre que multitud de pecados (1 Pedro 4:8).

Amado Jesús, ¡ayúdame a amar como Tú!

2. Honrar al liderazgo

1 Timoteo 5:17: “Los ancianos que dirigen bien los asuntos de la iglesia son dignos de doble honor, especialmente los que dedican sus esfuerzos a la predicación y a la enseñanza”. Jesús, ayúdame a mostrar honra.

3. Dar

Lucas 6:38: “Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes”.

Amado Jesús, ¡permíteme dar como nunca antes!

4. Restauración para la familia de Dios

Gálatas 6:1: “Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado”.

Jesús, ayúdame a amar a mis hermanos y restaurarlos con amor y honra para que puedan cumplir su destino en sus vidas y completar tu visión aquí en la tierra, para que los hombres sean salvos y estén dispuestos a servirte.

Victoria: ganamos en unidad

Estallé en alabanza y me levanté en victoria, cuando volví a ver los escudos que decían “alabanza”. Mi fe comenzó a levantarse. Comencé a adorar a Jesús con una victoria fresca en mi propio corazón. Mientras miraba estos escudos, pude notar que la mesa estaba limpia y nadie había comido los alimentos. Probamos la bondad del Señor y fuimos transformados para siempre. Jesús nos mostró una vez más un momento redentivo para todos.

Amado lector, le pido que se una a mí y caminemos como uno con Jesús. Unámonos al rango celestial del pacificador y manifestemos las alabanzas a Aquel que nos ama. Caminemos aquí debajo hombro con hombro para mostrarle al mundo que estamos listos y dispuestos a servir y obedecer al Dios del Cielo. Dejemos a un lado las diferencias que traen confusión a los cristianos alejados y a los que aún no conocen a Jesús. Debemos escoger la ascensión y recibir nuestra visión desde arriba juntos en la mesa de Dios y tener comunión con Él en oración, con una revelación fresca del Espíritu Santo. Yo fui transformada para siempre y oro para que usted también lo sea.

Nunca más habrá sabotaje, venceremos con la unidad. ¡Alabado sea Jesús!

Theresa Phillips

(www.elijahlist.com)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores